¡Oh tú musulmán!

"¡Oh tu musulmán! ¿Elegiste el camino de la verdad, por amor y obediencia a tu Señor, o te dejaste llebar por las pasiones que invadieron a tu alma? No vendas tu religión, por los adornos de éste mundo sino será tu perdición, lucha con tu interior y sigue la religión, como se te ordenó por tu Señor. ¿Qué disfrutes y delicias tendrás aquí que no pierdas después de tu muerte y que durante tu vida de acá poco te sacien? Busca, musulmán, la felicidad del más allá y no te enciegues con la falsedad de shaytan. Sigue el Corán y la Sunna, según entendieron los Predecesores Piadosos y no temas a nadie, sino Allah, y no esperes, sino la paz y la felicidad por la eternidad."

Los derechos de cada musulmán


Los derechos de cada musulmán



La Ummah [comunidad] musulmana tiene numerosos derechos [que cumplir con] cada musulmán. Algunos de estos derechos fueron mencionados en este hadith:

“Un musulmán tiene seis deberes que realizar respecto a su hermano: si lo encuentra, que le salude [la paz sea contigo-assalamu alaikum], si le invita, que acepte [la invitación], si busca consejo, que le aconseje, si estornuda y alaba a Allah [diciendo Alhamdulillah], que le responda diciendo Yarhamuk Allah [que la misericordia de Allah sea contigo], si se pone enfermo, que le vaya a visitar, y si se muere, que le siga [en sus funerales]”. [1]


- EL PRIMER DERECHO: es decir, dar el Salam a tu hermano cuando te lo encuentras. El Salam es una sunna que el Profeta –la paz y las bendiciones de Allah sean con el- ordenó a los musulmanes. Él suscita el cariño en el corazón de los creyentes. El Profeta –la paz y las bendiciones de Allah sean con el- dijo:

“Por Allah no entrareis al paraíso hasta que creáis y no creeréis mientras no os améis los unos a los otros. ¿Os digo una acción la cual si la hacéis, os amareis los unos a los otros [gracias a ella]?: “Propagad el Salam entre vosotros”. [2]

El Profeta –la paz y las bendiciones de Allah sean con el- tenía la costumbre de pasar el Salam incluso a los niños que se encontraba. Daba el Salam primero cuando se encontraba con alguien.

La sunna quiere que el joven de el Salam a los más ancianos, el pequeño número al grande [de los grupos, reuniones], y el que monta en un animal al que va caminando. Si la sunna no es aplicada en este orden, el Salam debe de todas maneras ser dado. Amar Ibn Yasir dijo:

“Tres cualidades completan la creencia del que las posee: Ser justo consigo mismo, dar el Salam a cada persona, y gastar [el dinero por Allah] aunque se esté en necesidad”. [3]

Dar el Salam es una sunna, pero responder es una obligación. Una persona puede responder por un grupo.

Además, el Salam debe ser devuelto de manera igual o mejor que el Salam que fue dado. Allah –alabado y ensalzado sea- dice: “Si os saludan, saludad de una mejor manera, o bien devolvedlo [simplemente]. Ciertamente, Allah tiene en cuenta todo”. [4]

Si una persona dice “Assalamu alaikum”, se debe responder entonces: “Wa alaikum assalam”. La mejor manera de decir el Salam es “Assalamu alaikum wa rahmatu Allahi wa barakatu”.


- EL SEGUNDO DERECHO: es aceptar las invitaciones de los demás musulmanes. Si un musulmán te invita a su casa debes aceptar su invitación para aumentar las relaciones amistosas y fraternales entre los musulmanes. Las invitaciones de matrimonio deben ser aceptadas, excepto si algún mal es dicho o hecho en la fiesta de matrimonio. El Profeta –la paz y las bendiciones de Allah sean con el- dijo:

“Y quienquiera que no acepte [una invitación a un matrimonio] desobedece a Allah y a Su Mensajero”. [5]

Responder a las invitaciones puede también querer decir responder con una llamada a la ayuda. El Profeta –la paz y las bendiciones de Allah sean con el- dijo:

“Y si te invita [o te llama], acepta”.

Si tu hermano musulmán te llama para que le ayudes en cualquier asunto licito, estas en la obligación de responder a su petición [y ayudarle].

El Profeta –la paz y las bendiciones de Allah sean con el- dijo describiendo a los creyentes, que son:

“Como las construcciones, cada parte soportando a la otra”. [6]


- EL TERCER DERECHO: es aconsejar a tu hermano cuando lo necesite. Aconsejar forma parte de esta religión. El Profeta –la paz y las bendiciones de Allah sean con el- dijo:

- “La religión es lealtad [consejo sincero]”. Ellos [los compañeros-assahaba] dijeron: “¿A quién? Él dijo: “A Allah, Su Mensajero, a los líderes musulmanes y a toda su gente”.

Si no se te pide consejo, entonces estas autorizado en no darlo. Sin embargo, debes aconsejar a tu hermano si va hacer lo que está mal o es nocivo. Prohibir el mal es la obligación de la nación [a cumplir] con los musulmanes.

- EL CUARTO DERECHO: es decir el Tashmit “Yarhamuk Allah” [que Allah te tenga misericordia] cuando tu hermano estornuda y alaba a Allah. Si no alaba a Allah, no has de decir el Tashmit. Decir el Tashmit es una obligación, y responder también lo es. Para responder al Tashmit, se dice “Yahdikumu Allah wa yuslihu balakum” [que Allah te guíe y mejore tu situación]. Si tu hermano estornuda más de una vez, entonces al final de la tercera vez, se le dice “A’afakumullah” [que Allah te cure].

 


- EL QUINTO DERECHO: es visitar a tu hermano si está enfermo. Visitar al enfermo es un deber para los musulmanes, sobre todo a los cercanos y los vecinos. Si la persona enferma tiene necesidad de más visitas, es también su derecho. Cuando alguno visita al enfermo, debe pedir a Allah que cure a su hermano, y hacerle recordar a Allah y decirle que Allah disminuya las malas acciones por cada enfermedad o prueba que alcanza a un musulmán. Además, debe recordar al enfermo que invoque el perdón de Allah y que no cese de recordar a Allah.

 
- EL SEXTO DERECHO: es ir a los funerales de tu hermano. Allah –alabado y ensalzado sea- garantiza una gran recompensa al que hace esto. El Profeta –la paz y las bendiciones de Allah sean con el- dijo:

“Quienquiera que siga un cortejo fúnebre hasta que participe en la oración mortuoria [janaza], adquirirá un qirat [de recompensa], y quienquiera que le siga hasta su entierro, adquirirá dos qirat”. Se le preguntó al Profeta –la paz y las bendiciones de Allah sean con el- cuál era el valor de estas dos qirat, y respondió: “Equivalen a dos enormes montañas”. [7]


- EL SEPTIMO DERECHO: es no perjudicar a los musulmanes de una manera u otra. Es un gran pecado hacer daño a los musulmanes.

Allah –alabado y ensalzado sea- dice:

“Y aquellos que ofenden a los creyentes y a las creyentes sin haberlo merecido, se cargan con una calumnia y un pecado evidente”. [8]

Allah –alabado y ensalzado sea- venga el mal infligido a los musulmanes en esta vida. El Profeta –la paz las bendiciones de Allah sean con el- dijo:

“No os detestéis los unos a los otros ni os evitéis, sed oh siervos de Allah, como hermanos. El musulmán es hermano del musulmán, no es injusto con él, no le ignora [cuando pide ayuda] y no le desprecia. Despreciar a un hermano es un pecado. Le está prohibido al musulmán violar la sangre, el dinero y el honor de su hermano”. [9]

Hay muchísimos más derechos que los musulmanes tienen [que cumplir] con sus hermanos [en la religión]. Lo que podría ser un resumen de esos derechos es el hadith:

“EL MUSULMÁN ES HERMANO DEL MUSULMÁN”


Cada vez que un musulmán ponga en práctica esto, la comunidad musulmana será feliz y estará unida.


Notas:

[1] Muslim

[2] Muslim

[3] Al-Bukhari

[4] Sura 1, aleya 86

[5] Al-Bukhari y Muslim

[6] Al-Bukhari y Muslim

[7] Al-Bukhari y Muslim

[8] Sura 33, aleya 58

[9] Muslim

Fuente: Los derechos básicos de la naturaleza humana, y afirmados por la Ley Divina, páginas 22-25.

Autor: Shaikh Muhammad Ibn Salih Al-Uthaymin –que Allah le tenga misericordia-.

Extraído de: www.sounna.com

Traducido por Ummu Khattab Al Andalusiya



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada